El aceite hidráulico ‘más ecológico’ recibe un impulso

Los equipos hidráulicos en los mercados industriales y móviles están evolucionando rápidamente, impulsados ​​por nuevas demandas de eficiencia. Para los fluidos y lubricantes hidráulicos, esta evolución es tanto un desafío como una oportunidad. Estos fluidos no solo deben proporcionar una protección sólida en condiciones operativas cada vez más difíciles, sino que también pueden mejorar directamente la eficiencia operativa.

Tendencias actuales del mercado y su impacto en los fluidos hidráulicos:

Aumenta la densidad de potencia y la presión interna. Los diseños de sistemas hidráulicos modernos ponen cada vez más énfasis en el peso ligero y la densidad de potencia para poder competir mejor con los sistemas eléctricos que continúan ganando terreno en el mercado. Estos parámetros de diseño dan como resultado presiones de trabajo internas más altas, que pueden llegar a 450 bar en los equipos móviles actuales. Los niveles de estrés solo pueden aumentar.

Sin embargo, las presiones más altas aumentan la probabilidad de fugas internas de fluido. Este fenómeno puede conducir a una reducción del espacio libre entre las partes móviles, lo que puede afectar seriamente la durabilidad de la máquina. Por lo tanto, la lubricación aquí debe cambiarse de la protección hidrodinámica a la región de película mixta, lo que requiere nuevas tecnologías de aditivos y experiencia en formulación.

Filtrado más fino. Las presiones más altas y las holguras más bajas en los componentes hidráulicos también significan que el fluido debe permanecer muy limpio durante la vida útil de los componentes. La filtrabilidad húmeda se ha convertido en un parámetro crítico de rendimiento de fluidos, ya que incluso las partículas más pequeñas que pueden quedar atrapadas entre las piezas móviles pueden tener graves consecuencias.

Enfriador de aceite y tanque más pequeños. Para ahorrar espacio y reducir aún más el peso, el nuevo enfriador de aceite y el tanque son más pequeños. Los desafíos para los fluidos hidráulicos son enormes: en aplicaciones más pequeñas, las temperaturas de funcionamiento pueden aumentar hasta 10 °C, lo que reduce a la mitad la vida útil del fluido hidráulico. Un enfriador y un tanque más pequeños también significan menos líquido para hacer la misma cantidad de trabajo, lo que puede aumentar la severidad de las condiciones de operación. Dichos fluidos deben formularse para demostrar estabilidad térmica y requieren mayores niveles de aditivos para maximizar el rendimiento.

Se agregaron controles electrónicos y digitales. Más comúnmente, los sistemas de control electrónico hacen coincidir la presión hidráulica y el flujo con los requisitos de torsión, lo que permite que la máquina se optimice automáticamente para un ciclo de trabajo específico. Las válvulas digitales permiten un control dinámico y estático más preciso del equipo. Estas válvulas son de 25 a 100 veces más rápidas que las válvulas analógicas y requieren lubricantes hidráulicos especiales. En estas aplicaciones, los lubricantes hidráulicos deben exhibir un bajo contenido de aire y compresibilidad para permitir que dichas válvulas funcionen según lo diseñado.

En cada caso, las formulaciones de fluidos hidráulicos deben proporcionar nuevas características de rendimiento para permitir una hidráulica más eficiente. La experiencia en formulación combinada con la química de aditivos avanzada para lograr el equilibrio adecuado será esencial.

Además de la capacidad de los fluidos hidráulicos para resistir las condiciones de las aplicaciones hidráulicas modernas y brindar una fuerte protección, los lubricantes pueden contribuir directamente con algunos beneficios importantes en varias áreas.Éstos incluyen:

Mejorar la eficiencia de la máquina. La eficiencia hidráulica se puede medir de varias maneras, incluido un menor consumo de combustible/electricidad, más trabajo realizado por turno, arranques en frío más fáciles o algunos otros criterios. Para los OEM, especificar un fluido hidráulico mejorado permite que la máquina se mueva de manera más eficiente, lo que genera beneficios inmediatos a una fracción del costo y el tiempo de rediseñar la máquina. Para los usuarios finales, los lubricantes de mayor rendimiento pueden ayudar a reducir el costo total de propiedad.

Un buen ejemplo es la máquina de moldeo por inyección de plástico, un tipo muy común de equipo industrial que depende de la energía hidráulica. Se espera que un lubricante con una eficiencia del 8,5 % proporcione:

  • Reducción de las facturas de electricidad para los usuarios finales en $ 98,113 por año
  • Producción anual aumentada en 566.031 unidades
  • 174 toneladas de emisiones de dióxido de carbono se reducen anualmente

Prolongue los intervalos de cambio de aceite. Los aceites hidráulicos que brindan rendimiento a largo plazo ofrecen una variedad de beneficios. Drenar y cambiar fluidos puede ser un inconveniente para los operadores, especialmente en aplicaciones autónomas. Como resultado, la mayoría de los OEM están investigando tecnologías que puedan ayudar a extender los intervalos de cambio de aceite sin comprometer la durabilidad o el rendimiento de la máquina. Los líquidos formulados teniendo en cuenta estas necesidades pueden ser beneficiosos.

Sustentabilidad. En aplicaciones hidráulicas, grandes cantidades de lubricante pueden ingresar al medio ambiente sin darse cuenta a través de fugas o derrames, fallas en el equipo o manipulación descuidada. Por estas razones, es cada vez más importante que los fluidos y lubricantes se formulen de manera que minimicen su impacto en el medio ambiente. Las formulaciones sostenibles y biodegradables pueden volverse más comunes.

Las soluciones de lubricantes que brindan una fuerte protección pueden ayudar a que las prensas hidráulicas duren más, duren más y eviten el reemplazo prematuro, otra forma en que la tecnología de lubricantes contribuye a la sustentabilidad general.

Este artículo fue escrito por The Lubrizol Corporation.

error: Content is protected !!